La libertad de decidir viene de la mano del autoconocimiento, de la auto exploración interior. Del reconocimiento, de darnos tiempo de ser y sentir.

A veces creemos ser libres sin darnos cuenta de que nos hemos acomodado en una diminuta cueva interna..