Todo tiene un tiempo y todo tiempo llega. Todo lo que has hecho y lo que no has hecho hasta el preciso instante en el que decides entrar en ti, te ha traído irremediablemente hasta el Ahora Mismo, justo donde estás. No te has equivocado nunca, no has ido más lento ni más rápido de lo debido, porque lo que has hecho siempre ha sido lo mejor que has podido con lo que tenías en cada instante presente, y eso es la pefección del Ser que eres.

leer más