Hace meses que tengo ganas de hablar de este tema porque vengo observando cada vez más, que está bastante extendido y que cuesta mucho de gestionar.

Coloquialmente en España se suele decir: “Me da palo”, ” Me da mandra”, “me tira para atrás”, no me apetece, etc y en inglés es “I don´t feel like doing it”. Diferentes formas de expresar una misma actitud:

Pereza

Antes de seguir quiero contarte que la función de la pereza es la conservación de la energía, como medida de gestionar nuestros recursos. 

 

 

He estado investigando sobre el tema para saber si realmente es una emoción o es otra cosa, y lo que realmente es un comportamiento aprendido, es decir, que no se nace perezosa, sino que lo aprendemos. 

 

Según la psicóloga Barbara Tovar, las personas perezosas se dejan llevar por las emociones del día a día. Si hoy me levanto regular, abandono mis objetivos  sin pararme a valorar las consecuencias positivas de no abandonarlos.

 

Lo cierto es que la pereza te llevará irremediablemente al victimismo (y viceversa), pues te conformas con estar “regular” e ir sobreviviendo mientras te vas descargando poco a poco con los demás en modo de quejas. En el momento en que vuelvas a tocar fondo te nacerá ese impulso visceral que hará que busques recursos para salir de ahí, del pozo. Pero como la constancia, el esfuerzo y el tiempo son los ingredientes indispensables para alcanzar la meta, en cuanto te recuperes un poco y vuelvas a tu estado habitual de sentirte “regular”, la pereza tomará acción por ti y volverás al bucle.

 

Vacunas para solucionar esta actitud:

  • Lo primero es tomar consciencia de que estás sumergida en la PEREZA. Ser consciente de que la pereza es uno de los saboteadores de sueños y proyectos más habituales. Esto te ayudará a no despistarte y evitar entrar en la pereza de nuevo. Cuando la detectes no caigas en ella.

 

  • Márcate una meta corta, fácil de conseguir y que te estimule. Una vez alcanzada, márcate otra.

 

  • Diseña un plan de acciones por días. Tareas que puedas realizar en plazos muy cortos, de un día o, incluso, por horas. La razón es porque la gente perezosa está enfocada en la satisfacción fácil e instantánea, por lo tanto es importante tener en cuenta este límite y atenderlo. 

 

  • Marca esto es un calendario o agenda dedicado sólo a estas acciones y ve tachando de la lista lo que ya has hecho. Inconscientemente esto da la satisfacción de ir avanzando y refuerza tu fuerza de voluntad para seguir, pasito a pasito, adelante.

 

  • Rétate: Si hay algo que quieres o tienes que hacer, que implica un reporte positivo para ti, que sabes que es muy bueno para ti realizarlo, y que sientes pereza de hacer: HAZLO!!!!. El mero hecho de hacerlo superando todos los obstáculos que tu pereza te va a describir, va a hacer que te crezcas mucho, y va a resultar un refuerzo muy positivo para seguir trabajándote la pereza y la falta de ganas.

 

Elvira

 

1
×
Hola, dime en qué puedo ayudarte y en breve te responderé. Gracias