¿Piensas a lo grande o piensas en ti?

 

 

Estamos amoldados en una sociedad que valora el consumo más que el reciclado, en una cultura de lo quiero lo tengo, ya no lo quiero lo tiro. Es imprescindible comenzar el arte de arreglar y restaurar y reutilizar…y sobre todo, el arte de pensar en grande.

 

 

¿Qué significa esto de pensar en grande?

Seguramente lo habrás asociado a los negocios, a tus sueños, a tus proyectos, tus objetivos, etc…No, no me refiero a eso. Porque eso sólo concierne a una vida de entre las 7 mil millones y medio de vidas que hay en el planeta ahora mismo. Y eso, es pensar en pequeño, en lo que le importa sólo a una vida. Esto ya sabemos hacerlo, lo que no sabemos hacer tanto es pensar A LO GRANDE, pensar en cómo puedo yo y mi vida (con todos su sueños y proyectos) hacer que este mundo sean mejor para mi y para todos los millones restantes…
¿Qué impacto tiene mi vida en mi, los otros y el mundo?

Antiguamente y como recurso de supervivencia se fomentaba el sentimiento y necesidad de cuidar de nuestra tribu, entendiendo por tribu a nuestra familia cercana. Esa actitud construía una frontera entre nosotros, nuestra tribu y el resto de vidas y tribus.

El egocentrismo es algo que sigue estando muy valorado en nuestros días: Piensa sólo en ti, saca lo que puedas de los demás y tú a la tuya…como si fuese posible desligarse del crecimiento del resto del planeta, incluidas todas las especies, no sólo la humana.

 

Vivimos rodeados de un brutal egocentrismo político y económico, donde los gobernantes lideran como si los recursos fuesen ilimitados, tanto humanos como ecológicos, vivimos en un estado de capitalista que agoniza por su insostenibilidad.
Las personas luchan por ideologías que representan a muy pocos, que benefician a muy pocos, dejando de invertir recursos emocionales, físicos y económicos en acciones sociales sin colores ni banderas ni territorios, que realmente tengan un impacto en una tierra sin fronteras….SEGUIMOS PENSANDO EN PEQUEÑO, A LO EGOCÉNTRICO.

HAY QUE RESPONSABILIZARSE DE QUE NUESTRAS VIDAS TIENEN UN IMPACTO EN TODA LA VIDA DEL PLANETA. Por pequeñita que sea tu capacidad dar, da, por pequeños que sean tu recursos, úsalos para mejorar este planeta.

Y aquí es cuando incorporo la necesidad de trabajarse interiormente, es la única herramienta para salir de estos pilotos automáticos, entrenar a diario la compasión, la ternura, la inteligencia, la limpieza emocional.
Cuando la gente deje de pensar sólo su vida y abra la mirada al resto de su tribu, el resto de vidas en el planeta, entonces, estaremos PENSANDO A LO GRANDE.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This