Sanando emocionalmente con Mindfulness: RECONOCIMIENTO Y VALORACIÓN.

por | 17-Diciembre-2016 | CRECIMIENTO PERSONAL, EJERCICIO | 0 Comentarios

Utilizando la técnica de Mindfulness, darse cuenta con consciencia plena, se puede realizar un ejercicio de sanación emocional. La emoción que vamos a trabajar es la “necesidad de reconocimiento y valoración”.

Despertar de la consciencia

La inmensa mayoría de los seres humanos compartimos ésta necesidad de forma consciente e inconsciente. La calidad de nuestras relaciones está dirigida, en su mayor parte, por esta emoción de carencia.

La razón fundamental es que estamos enfocados en lo que NO TENEMOS, pues estamos posicionados en nuestro yo inferior o pequeño yo, cuya especialidad es precisamente esa, fijarse en lo que le falta, lo que aún no tiene, desperdiciando todas las experiencias de ABUNDANCIA Y PROSPERIDAD en nuestras relaciones.

El pequeño yo basa sus relaciones en sus expectativas, haciendo que toda respuesta exterior tenga que encajar en el molde que nosotros mismos tenemos de cómo deberían ser éstas respuestas de los demás, ante nuestras actuaciones. Así es muy probable que sólo percibamos o seamos conscientes de un 2% de los reconocimientos y valoraciones que realmente obtenemos de la vida. Porque estamos enfocados en lo que “queremos que sean esas respuestas” (que se ajusten a nuestro molde), en lugar de focalizarnos en cómo son las demás personas, pues cada cual lo expresa según es él y no según somos nosotros.

Cuando soltamos ese molde y a nuestro pequeño yo o yo inferior, le damos paso a nuestro Yo superior que sí ve TODO, y que no tiene un molde sino que se da cuenta y percibe la gran variedad de formas en las que la valoración y el reconocimiento externo se manifiestan.

El ejercicio de Consciencia Plena que propongo consiste en prestar atención, lo más conscientemente posible, a todos los gestos que recibimos a diario, de todas las personas con las que interactuamos, tanto como conocidos como desconocidos, desde que comienza nuestro día hasta que termina.

Desde una mirada fugaz en la calle, una sonrisa de alguien que nos cruzamos, un saludo de un conocido, la breve charla de la cajera del supermercado, la llamada de un pariente para ver cómo estamos, la petición de nuestros hijos para que seamos nosotros y no otro el que le ayude en su actividad en el baño, que tu sobrino te eche los brazos para que le tomes encima, que tus clientes se entretengan en charlar un poco contigo, que el conductor del autobús te vea correr y decida esperarte para que no lo pierdas, que el dependiente de la tienda te salude por tu nombre, que tu pareja te abrace sin decir nada más, que tu mascota venga a saludarte con alegría, que den las gracias por tu amabilidad, por tu servicio, por tu ayuda o por tu simpatía….hay montones de ejemplos que, por su sencillez, no son tomados en cuenta por nuestro yo inferior…y pasan desapercibidos por nuestra consciencia…No es necesario que alguien nos diga que daría la vida por nosotros para sentirnos valorados.

Mantener ésta consciencia plena puede costar un poco de esfuerzo, para no ir con el piloto automático. Pero realizar éste ejercicio como hábito diario es muy beneficioso para nuestra salud emocional.

Después de esto propongo ir un poco más allá y realizar el ejercicio inverso. Es decir, enfocarnos de igual manera, en la valoración y reconocimiento que NOSOTROS PRESTAMOS Y REGALAMOS a los demás, conocidos y desconocidos a diario.

¿Qué conseguimos con esto?, algo muy valioso; que para recibir lo que se desea, la mejor manera es regalarlo primero. Nuestro yo inferior se pasa la vida reclamando sin darse cuenta de que él no da nada de lo que reclama. Pero no se trata de darlo con expectativas (que seguro muchos caemos en esa trampa también), sino que se trata de regalarlo, osea, darlo sin esperar nada a cambio, incondicionalidad.

Abrazos

No hay nada que aporte mayor satisfacción que REGALAR PRESENCIA, regalar atención, valoración y reconocimiento a otro ser humano. Mucha más satisfacción que recibirla, pero si se trabajan ambas, la paz emocional está garantizada.

Elvira López del Prado. Coach Integrativo

Otras entradas que te gustarán
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pageShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0