¿Vives un momento de transición de tu alma?

por | 23-septiembre-2014 | CRECIMIENTO PERSONAL | 1 Comentario

Momento de transición

Como tú vives la vida y la experimentas y como lo hace el alma, son cosas completamente distintas.

Tú lo ves con altos y bajos que afectan a tu día a día, tu alma solo ve oportunidades de completar los objetivos que tú pactaste antes de encarnar.

Cuando de pronto nuestra vida da un giro de 180º, y todo se desmonta, perdemos todo aquello que conocíamos, incluso seres queridos, trabajo, amigos, etc, etc es muy probable que  te encuentres en un punto de inflexión en tu vida.

Cuando despertamos a la totalidad de la vida (el despertar de la consciencia), el mundo a nuestro alrededor se expande y se transforma ante nuestros ojos, toma otras “cualidades” que, es probable que solo nosotros veamos. Esa transformación de tu consciencia requiere que todos los aspectos de tu vida se acomoden a ese nuevo ser que ha nacido en vida, el NUEVO Y HERMOSO TÚ.

Esta experiencia indica que has completado con éxito los “pactos” o propósitos que quisiste aceptar para tu evolución en esa primera parte de tu vida en la Tierra.

Esta TRANSICIÓN del viejo tú al nuevo tú, suele durar entre 2 y 5 años (pocas veces llega a los 5 años), y se caracteriza por inestabilidad, pérdida de todo lo que caracterizaba tu antiguo YO. Dudas, tristezas, ansiedades, miedos, salen viejas heridas, viejos miedos y viejos dolores que se creían sanados…sale todo, TODO lo que ya no le sirve a tu alma y que no quiere seguir guardando más, escondiendolo por ahí dentro de tu ser. Es un periodo doloroso y muy frustrante, porque parece que nada se mueve.

Cuando te sometes a una operación quirúrjica, te “modifican” algo en tu cuerpo físico, tu cuerpo necesita un tiempo de post-operatorio para recuperarse y adaptarse a esa nueva modificación.

A nadie le gusta pasarse días, semanas, (meses dependiendo de la gravedad del asunto) paralizado, descansando para recuperse…¿cierto?, pero es necesario para completar todo el proceso.

Durante ese periodo tu mente (tu parte racional) no cree que haya mucho que se pueda hacer, mas que aguantar como mejor puedas el tirón, y en realidad así es. Es un periodo de transición.

La etapa anterior a esta etapa de TRANSICIÓN has estado despertando, volviendo consciente de que el mundo y la vida tienen un propósito, que nada es en realidad como parece y que se ha de aprender a mirar con los ojos del alma.

Al hacer este trabajo de despertar de la consciencia has estado elevando tu vibración enormemente. Una vibración elevada se consigue volviendose consciente, aceptando retos que nos asustan, pero retos del alma, retos transformadores…retos que  sabes te van a cambiar: retos en la vida cotidiana que afectan a nuestro sistema de creencias, todos aquello que nos transforma de alguna manera.

Tu mente puede confundirte y hacerte creer que para elevar tu vibración has de hacer grandes cosas, no, solo has de aceptar interiormente el compromiso de tu salud espiritual.

Cuando elevas tu vibración solo te sientes conectado con la Fuente, encuentras las respuestas fácilmente, tu intuición de habla alto y claro, SABES….es sencillo.

Y entonces es cuando tu alma comprende que estas listo o lista para la sanación, por eso notas que salen cosas que creías sanadas.

La sanación del alma te pone donde estas realmente y no donde tú crees que estás.

Por eso es necesario serenarse, no perder la fe en que todo sigue un plan perfecto diseñado por ti antes de nacer. Porque no todas las situaciones de la vida requieren que subas tu vibración, sino que te serenes y aceptes los momentos de transición llevándolos lo mas serenamente posible.

Otra cuestión es la de la ley de la atracción, de nuevo, al encontrarte en un momento de transición, de limpieza y de reconstrucción, lo que tu alma está atrayendo hacia tí es precisamente lo que necesitas ahora mismo para poder obtener aquello que deseas cuando estés lista, nunca antes.

RECUERDA: Los momentos de transición (sanación y limpieza) te colocan donde realmente estás y no donde tú crees que estás.

Y La Fuente te dará lo que necesitas (pedido por tí también con la forma de tu Ser Superior) y no lo que deseas.

Una vez completada tu fase de transición, comprenderás perfectamente el porqué de todo lo vivido, de todo lo “roto” y de todo lo construido. Ten paciencia, si estás en este periodo es porque tienes tanto la fuerza como las herramientas para hacerlo…y ya queda menos….

Elvira López del Prado

Otras entradas que te gustarán
Si te ha gustado, comparte. ¡Gracias!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this pageShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0